sábado, 27 de diciembre de 2014

Marinos torturadores

Los de abajo

Por Gloria Muñoz




Termina el año con un cuestionamiento severo al Ejército y la Marina por la violación de derechos humanos en México. A tres meses del asesinato y desaparición de los normalistas de Ayotzinapa, Guerrero, sus padres y compañeros culpan directamente a los militares de estar involucrados en una de las peores tragedias de las décadas recientes en este país, como lo estuvieron hace 17 años en Acteal.

En el caso de Marina, desde que se le encomendaron labores de seguridad se ha documentado el incremento de las violaciones a los derechos humanos en estados como Veracruz, donde Claudia Medina Tamariz fue detenida en su domicilio de manera arbitraria por elementos de esta dependencia, quienes durante 36 horas la torturaron física, sicológica y sexualmente hasta que declarara que pertenecía al cártel de Jalisco Nueva Generación.

Recibió amenazas, asfixia, descargas eléctricas y tortura sexual, pero fue cuando amagaron con lastimar a sus hijos que ella firmó una declaración cuyo contenido desconocía. La detención ocurrió el 7 de agosto de 2012, junto con su esposo Isaías Flores Pineda. Ambos fueron trasladados a la Base Naval de Veracruz.
Madre de tres hijos, fue consignada por los delitos de portación de arma, posesión de cartuchos y delitos contra la salud. Días después el juzgado segundo de distrito en Zacatecas concedió libertad provisional bajo caución.

Indignada, buscó apoyo en la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, en el Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez y en el Colectivo Contra la Tortura y la Impunidad. El 5 de mayo de 2014 su caso se hizo público y hoy es una de las 19 mujeres sobrevivientes de tortura sexual que impulsa la campaña Rompiendo el silencio.

Su caso se enmarca en la impunidad que habita en el territorio mexicano. El pasado 24 de diciembre la juez tercera de distrito, en Boca del Río, Veracruz, Cándida Ojeda Hernández, negó a Claudia la libertad por desvanecimiento de datos, sin tomar en cuenta las pruebas que aportó la defensa de que fue torturada por marinos para autoinculparse.

La solicitud negada fue que se declarara inválida; la única prueba que sostiene el proceso en su contra es el dicho de elementos de Marina, es decir, de quienes la torturaron.

Lo que sigue es apelar de la decisión de la juez Ojeda, con el fin de que el Poder Judicial de la Federación en Veracruz se pronuncie admitiendo la tortura de la que fue víctima Claudia. Se trata de poner en el banquillo de los acusados a los torturadores, no a la sobreviviente.

lunes, 22 de diciembre de 2014

Acteal: 17 años de crimen e impunidad.

Documental para quienes aún no se enteran de una infamia -entre muchas otras-, que vistió de luto a México. Los responsables aún están libres o saliendo en libertad.



sábado, 20 de diciembre de 2014

La Víspera del Festival


EJÉRCITO ZAPATISTA DE LIBERACIÓN NACIONAL.
MÉXICO.
19 de diciembre del 2014.
Al Congreso Nacional Indígena:
A la Sexta Nacional e Internacional:

Compas:

Reciban nuestros saludos. Les escribimos para darles un avance de cómo va la inscripción de participantes en el Primer Festival Mundial de las Resistencias y las Rebeldías contra el Capitalismo: “Donde los de arriba destruyen, los de abajo reconstruimos”.

1.- Pueblos Originarios de México.- Han confirmado su participación representantes de organizaciones, autoridades tradicionales y personas de los siguientes pueblos originarios:

Yaqui.
Yoreme-mayo.
Guarijío.
Tohono Odham (pápago).
Wixárika (huichol).
Náyeri (cora).
Nahua.
Coca.
Zoque.
Purhépecha.
Ñahñú (otomí).
Totonaco.
Popoluca.
Migrantes en ciudad (purhépecha, mazahua, mayo, tojolabal, nahua).
Ñahtó (otomí).
Mazahua.
Mephá (tlapaneco).
Na savi (mixteco).
Nancue ñomndaa (amuzgo).
Tojolabal.
Tzeltal.
Tzotzil.
Chol.
Maya peninsular.
Zoque (ampeng).
Binnizá (zapoteco).
Chinanteco.
Ñu savi (mixteco).
Afromestizo.
Triqui.
Cuicateco,
Mazateco,
Chatino.
Mixe.
Ikoot.

2.- De la Sexta en México: individu@s, colectivos, grupos, organizaciones de las 32 entidades federativas.

3.- De la Sexta Internacional: individu@s, colectivos, grupos, organizaciones de los siguientes países:

México.
Alemania.
Argentina.
Australia.
Bélgica.
Brasil.
Canadá.
Chile.
Colombia.
Corea del Sur.
Dinamarca.
Ecuador.
Estado Español.
Estados Unidos.
Francia.
Grecia.
Guatemala.
Honduras.
Inglaterra.
Irán.
Italia.
Noruega.
País Vasco.
Rusia.
Suiza.
Túnez.

4.- Les recordamos que la gran inauguración es este día Domingo 21 de diciembre del 2014 en la comunidad Ñathó San Francisco Xochicuautla, municipio de Lerma, Estado de México, México, a las 1400 horas.

Las comparticiones serán en San Francisco Xochicuautla y en Amilcingo, municipio de Temoac, Morelos, los días 22 y 23 de diciembre del 2014.

Los días 24, 25 y 26 de diciembre se celebrará en el Distrito Federal un Gran Festival Cultural en el Lienzo Charro, en Cabeza de Juárez, Avenida Guelatao #50, Colonia Álvaro Obregón, Delegación Iztapalapa, México D.F.

Las comparticiones seguirán los días 28 y 29 de diciembre del 2014 en Monclova, municipio de Candelaria,
Campeche, México.

Los días 31 de diciembre del 2014 y 1 de enero del 2015 será la Fiesta de la Rebeldía y la Resistencia Anticapitalista en el caracol de Oventik, Chiapas, donde tendremos el honor de recibir a todoas, todas y todos.

Los días 2 y 3 de enero del 2015 se realizará la plenaria de conclusiones, acuerdos y pronunciamientos en el CIDECI, en San Cristóbal de Las Casas, Chiapas, México.

El día 3 de enero del 2015 se hará la clausura de este Festival en el CIDECI, en San Cristóbal de Las Casas, Chiapas, México.

Para registro por invitación el correo electrónico es catedratatajuan@gmail.com. Para participar en el festival cultural el registro es en comparticioncultural@gmail.com.

5.- Los invitados de honor, los familiares y compañeros de los de Ayotzinapa que nos hacen falta a tod@s, nos comunicaron que sí participarán. Así que tod@s tendremos la oportunidad de escucharlos.

6.- Por último les avisamos que ya están nuestr@s delegad@s list@s para participar con el oído atento y respetuoso. Vamos con el rostro descubierto para que no nos identifiquen. O, mejor aún, para que nos identifiquen como un@ más entre nuestros compañeros, compañeras y compañeroas de la Sexta.

Es todo.

Desde las montañas del Sureste Mexicano.
Subcomandante Insurgente Moisés.

México, Diciembre del 2014. En el año 20 del inicio de la guerra contra el olvido.

Share

Sin permiso para serlo



Sin permiso para serlo
Sergio Rodríguez Lascano

El texto que acaba de publicar el Subcomandante Insurgente Moisés (De Ayotzinapa, del Festival y de la histeria como método de análisis y guía para la acción) tiene una gran importancia. Estamos frente a una visión del quehacer político de la que, a pesar del paso de los años, podremos seguir extrayendo una serie de aportes y enfoques que, sin duda, marcarán a una nueva generación de militantes de abajo y a la izquierda.

Desde la reunión con los familiares y los condiscípulos de los desaparecidos de Ayotzinapa, del 15 de noviembre de 2014 en el Caracol de Oventic, en el discurso pronunciado por el SCI Moisés (Palabras de la Comandancia General del EZLN, en voz del Subcomandante Insurgente Moisés, al terminar el acto con la caravana de familiares de desaparecidos y estudiantes de Ayotzinapa) se había señalado explícitamente el peligro que corría esta movilización.

Esto después de que, al inicio del movimiento, muchos no habían vuelto la cabeza para mirarlo y otros habían tratado de desprestigiar a los compas desaparecidos.

El desprecio y la calumnia chocaron con la firmeza y necedad de los familiares y compañeros. Y con el espejo en que se convirtió esta tragedia, de todas las tragedias que en México se han vivido en los últimos años. Después, ya se vuelve moda y entonces sí «Todos son Ayotzinapa» (hasta Enrique Peña Nieto) o #Yamecansé, o lo que sea la ocurrencia del día.

A partir de ese momento, el objetivo y la estrategia de la izquierda bien portada ha sido apagar la justa y legítima voz de los familiares y los compañeros de los desaparecidos.

En esa ocasión, el SCI Moisés les dijo:

Y nosotros leemos, escuchamos y vemos que allá afuera se discuten tácticas y estrategias, los métodos, el programa, el qué hacer, quién dirige a quién, quién manda, a dónde se orienta.
Y se olvida que las demandas son simples y claras: tienen que aparecer con vida todos y todas, no sólo los de Ayotzinapa; tiene que haber castigo a los culpables de todo el espectro político y de todos los niveles; y tiene que hacerse lo necesario para que nunca más se vuelva a repetir el horror en contra de cualquiera de este mundo, aunque no sea una personalidad o alguien de prestigio.
A nosotros nos importan sus palabras de ustedes.
Su rabia, su rebeldía, su resistencia.
Porque en sus palabras de ustedes también nos escuchamos a nosotros mismos.
Ahora, los compañeros zapatistas explican el cómo se pretende realizar esa labor devastadora de ocultar la voz de los agraviados: «secuestrando la verdad», «desapareciendo la justicia».

Y, entonces, se reafirma: ¿qué es lo fundamental? Escuchar a los familiares y a los compañeros de los desparecidos.

Y eso tiene que ver con algo que está presente en los últimos textos que han escrito, sea el finado Subcomandante Marcos o el Sup Galeano o el SCI Moisés: «Escuchar a los actores de la lucha, a los que resisten y se rebelan».

Cuando los interpretadores quieren traducir la lucha (hace tiempo un filósofo francés dijo: «Toda traducción es una traición»), lo que hacen es acomodarla a su agenda preestablecida, aplastarla con el ruido estentóreo de sus sesudos análisis. Domar y socavar la resistencia y la rebeldía.

Pero, no se trata simplemente de tratar de controlar, lo que realmente se busca es decirles: «no, así no; sin nosotros, no; con nosotros todo… lo que queramos». Porque para esos buitres la política es, antes que nada:

  1. Campo exclusivo de los «pensadores», de los miembros de la clase política. Y no puede ser que unos pobres y despreciables indígenas modifiquen sus tiempos y sus espacios en su quehacer político.

Educados en la necesidad de luchar en contra de la separación entre trabajo manual y trabajo intelectual, cada vez que un trabajador manual o un hijo de un trabajador manual se decide a ser el sujeto de su propio destino, al político profesional o al «pensador» le tiemblan las corvas y quiere explicarles —a veces con paciencia y veces de manera histérica— que para eso existen los intelectuales, las vanguardias, los especialistas, los que han leído a Marx o a Weber.

  1. Espacio de las oportunidades. La peor de las plagas que ha sufrido la política, ya no es tan sólo separar lo que yo he leído de lo que tú, pobre ignorante, has leído. Desde hace ya muchos años, la política es parte de las mercancías que se ofrecen en el mercado.

Tiene valor de uso y valor de cambio. Bueno, para ser más preciso, su valor de uso es casi nulo y su valor de cambio cada vez es más grande.

Acostumbrados a ofrecer en el mercado de la ignominia a los movimientos, todo lo deciden a partir de las siguientes preguntas ¿Cuánto pido por tu lucha?, ¿Qué gano yo?, ¿Cuántos votos me vas a dar?
En ese bazar de oportunidades lo único que no existe es la ética. La ética está arrumbada en el rincón más obscuro del desván de los recuerdos. Y, cuando alguien la recuerda, inmediatamente le asignan el papel de «slogan moral», de «impotencia política», de «no entender que el arte de la política es encontrar oportunidades para negociar».

Se insiste en que no hay conflictos, sino desavenencias. Que todo se puede arreglar con una buena comisión de mediación.

Hoy, en algunas universidades se dan diplomados y se discute el crear doctorados con el título: «Solución de conflictos».

Claro que no es fácil resolver un conflicto como la desaparición de seres humanos. Los familiares han dicho correctamente: ¡Vivos se los llevaron, vimos los queremos!

  1. Espacio para ejercer la hegemonía y, por lo tanto, para practicar la homogeneización. La lucha por la hegemonía fue una obsesión para la izquierda que, cansada de la lucha por tomar el palacio de invierno, decidió que era fundamental conquistar la hegemonía en la sociedad, en especial entre los trabajadores.

El problema, lo que no se percibió, es que nadie puede hegemonizar sin homogeneizar. Y, como está demostrado en todas las facetas de la vida, la homogeneización es sinónimo de pobreza, de carencia. Y en el terreno de lo político es sinónimo de ausencia total de democracia.

  1. La búsqueda del Sinsajo. Los compañeros zapatistas señalan: «Basta de buscar su Sinsajo». En el tren de la desilusión, las próximas estaciones son ‘apatía’ y ‘cinismo’. Su destino final: ‘derrota’ (op.cit). En la teoría política de arriba y la historia de arriba, e incluso algunas veces en la historia que se piensa de abajo, se explican las cosas de manera «científica».

El pueblo mexicano siempre ha necesitado su tlatoani, su caudillo, su líder, su jefe, su salvador, su personaje providencial. Su Sinsajo, para estar a la moda. Atrás de todo esto hay una pereza intelectual y una coartada de dominación. El hombre, la mujer providencial, desprecia siempre a los de abajo (yo creo que hay un problema con lo del Sinsajo, porque la gente que habla así ha visto la película Los Juegos del Hambre, pero no ha leído los tres tomos).

En México, tenemos ejemplos cúspide en este entramado político. Las declaraciones de «si no votan lo que estoy proponiendo es porque son agentes de Peña Nieto», o «si no aceptan mis candidaturas, decididas por mí, es que son agentes de gobernación», ponen en evidencia la catadura de esos personajes.

Ahora algunos ponen en sus tuits: «Denise, sé nuestro Sinsajo» (refiriéndose a Denise Dresser). Se podrían hacer miles de chistes crueles al respecto, pero lo que queremos destacar es que una de las características de la política actual es expropiarle al ser común, a los de abajo, su capacidad de decidir, de pensar, de actuar.

El temor a la libertad existe en función de que desde afuera siempre se le dice a la gente: necesitas a un líder, a un jefe. El zapatismo ha enseñado que no se requiere ni de unos comandantes, ni de dos subcomandantes, mucho menos de un rayito de esperanza, ni de un Sinsajo. Que lo único que es indispensable es perder el temor y el terror a tomar nuestro destino en nuestras propias manos.

La política ha sufrido una conversión. Si antes la guerra era la continuación de la política por otros medios (Clausewitz dixit), ahora, estamos frente a un nuevo concepto que los compañeros zapatistas han denominado la guerra total hecha totalmente.

De ésta no se encargan los políticos, auténticos monitos cilindreros, sino los dueños del dinero, los que controlan México y no se ven. En la guerra total conviven el ejército, la marina, la policía —en todas sus variantes, desde los federales hasta los rurales —, los miembros del crimen organizado, los paramilitares, los policías gringos, los asesores del Departamento de Estado norteamericano.
Y, desgraciadamente, parece que los «analistas» y los «creadores» de opinión, no se han dado cuenta.

La razón es sencilla: se sigue teniendo una visión decimonónica de la guerra.

Pero no está dicha la última palabra en esta movilización.

El compañero SCI Moisés lo explica claramente, cuando dice:

Esas voces tienen juicio, saben de lo que hablan, y es su corazón como el nuestro cuando se hace dolor y rabia. Saben su camino y lo andan.
Se saben ell@s. Nos saben a nosotr@s en rabias y dolores. Nada tenemos qué enseñarles nosotros, nosotras. Todo tenemos que aprenderles.
Por eso ahora, cuando su voz pretende ser tapada, silenciada, olvidada o torcida, les mandamos nuestra palabra para abrazarlos.
Por eso decimos que lo primero, más importante y urgente es escuchar a los familiares y compañeros de los desaparecidos y asesinados de Ayotzinapa. Son esas voces las que han tocado el corazón de millones de personas en México y en el Mundo.
Son esas voces las que han señalado el dolor y la rabia, las que han denunciado el crimen y han señalado al criminal.
La importancia de esas voces la reconocen, tanto el gobierno, que trata de deslegitimarlas; como los buitres, que tratan de torcerlas.
Busquemos que esas voces retomen su lugar y rumbo.
Esas voces resistieron a la calumnia, resistieron al chantaje, resistieron al soborno. Esas voces no se vendieron, no se rindieron, no claudicaron. (Ídem)

A pesar de la impresionante presión que genera la ficticia unanimidad —Carlos Loret de Mola tan indignado como Carmen Aristegui, aunque ambos sean policías del conocimiento. Enrique Krauze tan violento en sus críticas a Peña Nieto como Dérbez. Cárdenas renunciando al Partido de la Revolución Democrática (PRD) porque su «conciencia» ética no le permite soportar más tiempo la inmundicia (claro, la realidad es que se está preparando para aplicarle a Andrés Manuel López Obrador (AMLO) la misma política que le aplicó AMLO a él en el 2005-2006). Y AMLO indignado pide la renuncia de Enrique Peña Nieto (EPN), pero no dice nada sobre su candidato a gobernador de Guerrero en el 2015, jefe del chacal alcalde de Iguala—, los familiares y sus compañeros de los desaparecidos se han mantenido distantes y muchas veces críticos de esa unanimidad.

Al final, saben de dónde viene su fuerza. Ésta no viene de «un plan de acción» o de que los «líderes proletarios» de Teléfonos o del Sindicato de Trabajadores de la Universidad Nacional Autónoma de México (STUNAM) digan que los apoyan. Su fuerza viene de algo más profundo: de su dolor y de su rabia.
Frente a ese dolor y a esa rabia se han encontrado los buitres que buscan generar un ruido avasallador y han chocado frente a ellos como frente a un muro. El muro de la dignidad y la rabia.
Y eso traducido en palabras, gestos, caras, miradas, es lo que ha permitido que, a diferencia de otras tragedias que hemos vivido en México, lo de Ayotzinapa se cuele por todas las grietas y poros del sistema capitalista, nacional e internacional. Y que se logre lo que siempre es esencial para que las cosas se modifiquen: el levantamiento de un gran espejo donde todos nos miramos, pero, sobre todo, donde las víctimas de tragedias similares se pueden ver, reconocer y recuperar su fuerza.
Y es eso lo que ha puesto en jaque al Estado, pero no al cascarón de estado con minúsculas que queda, sino al sistema de dominación como tal: a sus instituciones, sus partidos, sus leyes, sus legisladores, su justicia, su lenguaje, sus códigos, su forma de ser, su vida. Ellos segaron la vida de varios estudiantes y desaparecieron a 43 compañeros. Ahora éstos, con su imagen, sus rostros, sus historias… han desnudado todo el sistema de dominación.

Y lo que les urge a los medios de paga (tanto a los reaccionarios como a los progresistas, tan reaccionarios como los otros) es volver a vestir a los dominadores.

¿Cómo? Llevando a cabo una política tan vieja como el sistema capitalista mismo: lo que alguien llamó política vudú.

En 1958-59, cuando los ferrocarrileros estallaron su huelga, el comunismo fue utilizado como tal. A Demetrio Vallejo y a Valentín Campa se les clavaron los alfileres de la política vudú. En 1968, Díaz Ordaz se aventó el puntacho de echarle la culpa de esa gran movilización social a los «filósofos de la
destrucción»: Marcuse (no pudo mencionar otro nombre, su asesor no sabía otro).

Luego, en 1994, se buscó en los primeros días ubicar a los guerrilleros guatemaltecos como los que dirigían la insurrección indígena en el estado de Chiapas. En 1999-2000, se ubicó al Mosh como el muñeco al que había que clavarle los alfileres.

Desde el 2012, pero más ahora, los anarquistas son las víctimas de esa política vudú. Ahora son ellos a los que se les clavan los alfileres. Feos, sucios y vestidos de negro, por lo tanto: halcones. La lógica es abrumadora, pero, quien la emplea, en su vida se ha enfrentado a los halcones ni tiene la menor idea de lo que fue eso.

Lo que se busca es que los actores del conflicto (los padres, las madres y los compañeros de los desparecidos) tengan una alternativa frente a ellos: o se deslindan o se asimilan a la izquierda bien portada y entonces se deslegitiman.

Pero la gran experiencia de movimientos profundos nos enseña que nunca hay solamente dos posibilidades en la política, que siempre hay una tercera o cuarta o quinta, si se parte de una posición ética. Y entonces, se puede voltear todo el entramado de la política tradicional y generar en proceso otra política.

A partir de lo anterior es que en este texto los compañeros del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) nos explican de manera clara y precisa que esa disyuntiva es falsa y que es una trampa.

Ya lo habían dicho en el discurso de Oventic, pero ahora le dedican más espacio: el problema no es quemar o no la puerta de palacio, sino el hecho de defenderla a ultranza y de odiarla a ultranza.
Al final, ambas visiones parten de lo mismo: «ahí se ubica el poder», por eso unos la defienden y otros la quieren quemar. Y los dos se equivocan: no sólo porque el poder no se encuentra ahí (¡pequeña cosa!) sino también porque ambas son visiones que no tienen nada que ver con las causas, las palabras, el discurso, las miradas, las caras, los gestos de los que iniciaron y han mantenido esta movilización

Una propuesta cargada de futuro
Ante esto los compañeros zapatistas deciden que el tiempo y el espacio es de los familiares de Ayotzinapa, y generosa y sabiamente se hacen a un lado y les dicen: aquí está, ésta es la tribuna de los meros de abajo.
Aquí van a hablar con los hombres y las mujeres del color de la tierra (con los yaquis que llevan luchando desde la invasión de los españoles; con los otomís de Xochicuautla que defienden su territorio, no por un fin particular sino pensando en que es uno de los grandes surtidores de agua de los chilangos; con los comuneros de Ostula que, a pesar de la marina y sus aliados los narcos y el ejército, han recuperado su territorio y ahora han construido una verdadera policía comunitaria; o con los comuneros de Cherán que un buen día se cansaron de que los talabosques destruyeran su territorio y decidieron que ahí no iba a funcionar el sistema de partidos políticos y nombraron ellos mismos a su gobierno y con tantas otras historias que no aparecen en los diarios de paga ni en la televisión).
Con los padres y madres de l@s niñ@s de la guardería ABC, que igual que los compas de Ayotzinapa decidieron que la vida no tiene precio y no aceptaron tasar a sus hijos; con las madres de los desaparecidos de Coahuila; con los familiares de los mineros de Pasta de Conchos, con los colectivos de joven@s y viej@s de la Sexta.
Y con los colectivos de la Sexta Internacional (ya tenemos inscritos que vienen de Rusia, Italia, el Estado Español, Grecia, Colombia, Argentina, etcétera) que en muchas ocasiones han sido el alma de las movilizaciones que se han realizado por todo el mundo por la presentación con vida de los desaparecidos de la normal de Ayotzinapa.
A los familiares y compañeros de Ayotzinapa el SCI Moisés, en nombre de los pueblos zapatistas, les dice eso.
Y a los miembros del Congreso Nacional Indígena (CNI), de la Sexta Nacional y de la Sexta Internacional nos dice: «miren, eso sucede cuando la política se hace desde otro espacio, desde la geografía de los de abajo y a la izquierda, desde el calendario de los que resisten y se rebelan».
Nos enseña que si la política no es buscar la hegemonía y la homogeneización (una no puede ir sin la otra), entonces, de lo que se trata es de crear espacios de compartición. Donde nos hablemos como lo que somos: iguales, porque somos diferentes, porque somos los Otros. Los que no tenemos lugar en este sistema de depredación y muerte.
Y, creo, el sentido profundo del texto al que nos referimos es: en este momento existe una movilización que no se puede opacar ni desplazar. Es a ellos a quienes tenemos que escuchar, sin que la gente persiga a los encapuchados zapatistas para tomarse una foto o saque el lápiz y el cuaderno sólo cuando ellos hablen.
Al dar un paso al costado los zapatistas nos enseñan que la otra política se construye no solamente dando pasos al frente, se construye con generosidad, señas claras de compañerismo. Y que, en este momento, la mejor manera de hacerlo es no «robándole» cámara a los familiares y condiscípulos de los desaparecidos de Ayotzinapa. Y, como dicen ellos, pasar a la sombra.
Pienso, ¿cuántos estarían dispuestos a hacerse a un lado, a apoyar sin condiciones ni remilgos, sin imponer una línea o una visión del mundo, de la vida
Antes de pasar a la conclusión, una pocas palabras que impiden la política de tabla rasa
En última instancia lo que asimila a los que rompen vidrios con los bien portados es que ambos quieren «robarle» cámara a los familiares y alumnos de Ayotzinapa. Y más importante, a los muertos y desaparecidos de Ayotzinapa.
Ambos quieren marcar el rumbo de la movilización. Ambos actúan como vanguardias autoproclamadas, ambos son profundamente hostiles a una forma de construcción desde abajo de los movimientos.
Pero, en algo no son equivalentes, a pesar de sus gestos grandilocuentes: los preocupados de generar empleos en las vidrieras, son menos peligrosos que los bien portados.
Éstos son la izquierda sifilítica que todo lo corrompe y lo pudre. Son los encargados de causar las derrotas de las movilizaciones. Son los que se «preparan» para ser nuestros mandones.
Sabemos que nunca lo van a lograr pero que no cejarán en su empeño.
Los otros van a ser los presos políticos que, sin condiciones ni reclamos, defenderemos y apoyaremos porque, más allá de no estar de acuerdo con su visión, no son parte de la clase política ni de los que quieren dominar desde la lógica del capital.
Conclusión
Lo fundamental es saber si entendemos que desde el poder se está llevando a cabo una guerra contra el pueblo de México. Que la miseria se enseñorea ya no sólo en el sur del país, sino que se manifiesta en todo el territorio nacional. Que este nivel de ataque no respeta nada.
Que alguien puede ser piloto aviador o trabajador metalúrgico, con formación profesional, o azafata joven o estudiante recién egresado de las universidades públicas, o de las normales y, de la noche a la mañana, se topan con una realidad lacerante: no tienen empleo o, peor, son asesinados o desaparecidos.
Ya no es simplemente un problema de exclusión contra los pueblos indios (la cual sigue, desde luego), sino que ahora toca a sectores que se pensaban a sí mismos como intocables.
Esto se combina con una guerra que se desarrolla en contra del conjunto de la sociedad. El proceso de militarización del país es alarmante y se ubica como uno de los problemas principales.
Esa combinación perversa entre deterioro de los niveles socioeconómicos de la población y la militarización abre una fase mórbida que plantea nuevos problemas a resolver.
La mayoría de los mexicanos viven en la zozobra de dejar de tener ingresos de un día para otro o de ser asesinados o desaparecidos en un retén militar o en una fiesta particular o en una carretera o en una esquina a 300 metros de un cuartel militar. La gente vive en el límite. En la frontera donde cohabitan el dolor y la rabia.
Dolor ante el tamaño de la agresión. Ante el tamaño de la embestida. Ante el sentimiento de indefensión.
Rabia contra los que han sumido en la peor crisis de su historia al país. Y ésta es la peor crisis de su historia no únicamente por la terrible situación económica, sino porque todo ha sido descoyuntado.
El «desierto de lo real». De esa realidad construida a partir de eliminar una serie de conquistas de derechos sociales. De acabar con los elementos de la economía moral agraria, al echar abajo el significado profundo de la base ejidal de este país.
Hoy, la destrucción del tejido social hace de la familia su principal objetivo. Familias destrozadas y partidas por el constante flujo migratorio hacia la frontera del norte.
Familias destrozadas a partir de la política de división que el gobierno impulsa con sus programas sociales, que enfrentan a esposas contra maridos e hijos contra padres.
Familias peleadas por el fin del reparto agrario (los hijos esperan con ansiedad que el padre muera para repartirse la poca tierra que poseía), reparto que ha dejado a más de 20 millones de mexicanos literalmente sin nada.
Familias destrozadas por la violencia desatada por el poder. Que ha llevado a que más de 60 mil hogares tengan un muerto, por lo menos.O 20 mil, según cifras oficiales, que tienen un desaparecido; o decenas de miles de desplazados que han sido aventados por la espiral de la violencia.
Pueblos indios bajo ataque permanente con el objetivo de quitarles lo último que les pertenece: su tierra. Y a partir de ahí, su cultura y sus tradiciones. Pueblos indios orillados a la autodefensa frente a la utilización del narcotráfico por parte de las autoridades, para que luego lleguen las mineras o los emporios turísticos, ambos de capital trasnacional.
Pueblos indios que buscan ser divididos por los partidos políticos que trafican con la posibilidad de ofrecer materiales de construcción de casas o de drenaje y entubado, aunque nunca se sepa de dónde van a traer el agua (en muchos poblados en Chiapas se busca dividir a los pueblos instalando tubería sin que haya agua).
Poblados indígenas bajo ataque para construir proyectos soberbios e insultantes de turismo de aventura.
Mujeres asesinadas masivamente por el único «delito» de ser mujeres. Asesinadas a mansalva, saliendo de su trabajo (la maquiladora), con la complicidad o participación directa de los cuerpos policíacos y militares.
Jóven@s que, si bien les va, en la vida serán un número (en la escuela, no el número de matrícula, sino aquél que engrosará las filas del desempleo, o el joven número tal asesinado o desaparecido, o el joven número equis encarcelado) o el que ni a número llegó, simplemente es inexistente, invisible para la sociedad del poder. Está ahí pero como si no estuviera. Como si no existiera.
Los niños, que cada vez en mayor número viven en la calle, que en las esquinas buscan quién les dé una moneda, que no van a la escuela o que van, pero eso no significa nada, no tienen futuro. Que no saben lo que es un juguete y ya saben cómo jugarse la vida.
Los 25 millones que viven bajo pobreza absoluta y que no tienen nada. Los que son considerados como prescindibles para las estadísticas de la sociedad del Poder. Los que si un día mueren todos, en nada afectarán el desarrollo de la bolsa de valores. Los que si un día mueren todos en nada afectarán «la sana evolución de los procesos electorales», al fin que son los jodidos que no votan, o más, a los que se victimiza echándoles la culpa de que gane el Partido Revolucionario Institucional (PRI) porque «no tienen conciencia».
Los 70 millones de mexicanos que vivimos en la esquina, en el borde, en el rincón, en la frontera de la desesperación. Los indocumentados internos. Los migrantes en nuestro propio país. Los permanentemente ofendidos. Los condenados de México.
Frente a todo eso, una gran movilización social se ha levantado.
Los familiares y los condiscípulos de los desaparecidos y asesinados de Ayotzinapa, con el espejo gigantesco que han construido, nos han permitido ver que del dolor y la rabia sale la dignidad. Y que la dignidad es algo que genera pánico al poder, al verdadero poder, a los mandones de este país y del mundo (son los mismos). Que Ayotzinapa es ahora una palabra grande, que ni siquiera los zopilotes pueden manchar.
Y que, el otro gran movimiento que ha levantado una gran construcción de dignidad, el EZLN, hoy lo invita a ocupar el lugar que le corresponde como el sujeto que debe ser escuchado, apoyado con humildad, abrazado, como se abraza abajo, sin dobleces ni hipocresías.
Por último, un mensaje a nuestros compañeros y compañeras que todavía somos aprendices de una política ética: si eso (la necesidad de muchas veces hacerse a un lado, de no buscar vanguardizar o hegemonizar) lo entendemos, lo asimilamos, lo aplicamos, lo integramos en nuestro quehacer político, a nuestra noción de vida, a nuestro proceso de aprendizaje militante, entonces todo será más diáfano, más claro.
Ya sabremos que de ahí, de todos esos hombres y mujeres, ancianos y ancianas, jóvenes y jóvenas, niños y niñas, saldrá el martillo que nos libere de esta condena, parafraseando al poeta Miguel Hernández.
De la profundidad de los hombres y mujeres invisibles para la sociedad del Poder. De ese gran Nadie que somos o para ser más precisos, que queremos ser. De ese gran Nosotr@s que está en construcción.
Y entonces comprenderemos qué quieren decir las palabras finales del comunicado del SCI Moisés:


Sí, ya sabemos que somos incómod@s para unos y otros. Para unos somos radicales, para otros somos reformistas.
Tod@s, arriba y abajo, tendrán que tragarse esto:
Acá abajo, cada vez somos más quienes nos empeñamos en luchar
sin suplicar perdón por ser lo que somos y sin pedir permiso para serlo. (Ídem)


Ni más, ni menos.


martes, 16 de diciembre de 2014

De Ayotzinapa, del Festival y de la histeria como método de análisis y guía para la acción. Subcomandante Insurgente Moisés


EJÉRCITO ZAPATISTA DE LIBERACIÓN NACIONAL.
MÉXICO.

Diciembre del 2014.

A l@s compas de la Sexta nacional e internacional:

Al Congreso Nacional Indígena:

A los familiares y compañeros de los asesinados y desaparecidos de Ayotzinapa:

Hermanas y hermanos:

Compañeros y compañeras:

Hay muchas cosas que queremos decirles. No las diremos todas porque sabemos que ahora hay asuntos
más urgentes e importantes para todas, todos y todoas. Pero como quiera son muchas cosas y es larga
nuestra palabra. Así que les pedimos paciencia y una lectura atenta.

Nosotros, nosotras, zapatistas, acá estamos. Y desde acá miramos, escuchamos, leemos que la palabra de familiares y compañeros de los asesinados y desaparecidos de Ayotzinapa se empieza a quedar atrás y que ahora, para una parte de los de allá, es más importante…

la palabra de otros y otras en los templetes;
la discusión sobre si las marchas y manifestaciones pertenecen a los bien portados o a los maleducados;
la discusión sobre cuál tema es más mencionado a mayor velocidad en las redes sociales;
la discusión sobre la táctica y la estrategia a seguir para “trascender” el movimiento.

Y pensamos que siguen faltando los 43 de Ayotzinapa, los 49 de la guardería ABC, las decenas de miles de asesinad@s y desaparecid@s nacionales y migrantes, l@s pres@s y desaparecid@s polític@s.
Y pensamos que sigue secuestrada la verdad, sigue desaparecida la justicia.

Y pensamos también que hay que respetar la legitimidad y autonomía de su movimiento.

Sus voces, nosotras, nosotros zapatistas las escuchamos de frente. Miles de bases de apoyo zapatistas lo hicieron y sus voces llegaron después a decenas de miles de indígenas. Su voz entonces habló en tzeltal, en chol, en tojolabal, en tzotzil, en zoque, en castilla a nuestro corazón colectivo.

Esas voces tienen juicio, saben de lo que hablan, y es su corazón como el nuestro cuando se hace dolor y rabia. Saben su camino y lo andan.

Se saben ell@s. Nos saben a nosotr@s en rabias y dolores. Nada tenemos que enseñarles nosotros, nosotras. Todo tenemos que aprenderles.

Por eso ahora, cuando su voz pretende ser tapada, silenciada, olvidada o torcida, les mandamos nuestra palabra para abrazarlos.

Por eso decimos que lo primero, más importante y urgente es escuchar a los familiares y compañeros de los desaparecidos y asesinados de Ayotzinapa. Son esas voces las que han tocado el corazón de millones de personas en México y en el mundo.

Son esas voces las que han señalado el dolor y la rabia, las que han denunciado el crimen y han señalado al criminal.

La importancia de esas voces la reconocen, tanto el gobierno, que trata de deslegitimarlas; como los buitres, que tratan de torcerlas.

Busquemos que esas voces retomen su lugar y rumbo.

Esas voces resistieron a la calumnia, resistieron al chantaje, resistieron al soborno. Esas voces no se vendieron, no se rindieron, no claudicaron.

Esas voces son solidarias. Supimos, por ejemplo, que cuando se acumulaban jóvenes en las cárceles, y los “bien portados” les aconsejaban a esas voces que no se detuvieran en l@s pres@s, que su liberación no era lo importante porque de por sí el gobierno estaba “infiltrando” las movilizaciones, las voces dignas y firmes de los familiares y compañeros de los 43 dijeron, palabras más o menos, que para ellos lo de la libertad de los detenidos era parte de la lucha por la presentación de los desaparecidos. O sea que, como quien dice, esas voces no se dejaron chantajear ni compraron la baratija barata de los “infiltrados”.

Cierto, esas voces han tenido la fortuna de encontrar una población receptiva en su par básico: el hartazgo y la empatía. El hartazgo frente a las formas “clásicas” del Poder, y la empatía entre quienes padecen sus abusos y costumbres.

Pero eso ya estaba en calendarios y geografías diversos. Lo que pone a Ayotzinapa en el mapa mundial es la dignidad de los familiares y compañeros de los jóvenes asesinados y desaparecidos. Su tenaz e intransigente insistencia en la búsqueda de justicia y verdad.

Y en su voz se reconocieron muchas y muchos en todo el planeta. En sus palabras hablaron otros dolores y otras rabias.

Y sus palabras nos vinieron a recordar muchas cosas. Por ejemplo:

Que la policía no investiga robos; la policía secuestra, tortura, desaparece y asesina personas con o sin filiación política.

Que las instituciones actuales no son el lugar para encausar la indignación, las instituciones son las que provocan indignación.

Que el sistema no tiene soluciones para el problema porque él es el problema.

Que, desde hace tiempo y en muchas partes:

los gobiernos no gobiernan, simulan;
los representantes no representan; suplantan;
los jueces no imparten justicia, la venden;
los políticos no hacen política, hacen negocios;
las fuerzas públicas del orden no son públicas y no imponen más orden que el del terror al servicio del que tenga más paga;
la legalidad es el disfraz de la ilegitimidad;
los analistas no analizan, trasplantan sus fobias y sus filias a la realidad;
los críticos no critican, asumen y difunden dogmas;
los informadores no informan, producen y distribuyen consignas;
los pensadores no piensan, comulgan con las ruedas de molino de moda;
el crimen no se castiga, se premia;
la ignorancia no se combate, se ensalza;
la pobreza es el pago para quienes producen las riquezas.

Porque resulta, amigos y enemigos, que el capitalismo se nutre de la guerra y de la destrucción.

Porque se acabó la época donde los capitales necesitaban de paz y estabilidad social.

Porque en la nueva jerarquía dentro del capital, el especulativo reina y manda, y es su mundo el de la corrupción, la impunidad y el crimen.

Porque resulta que la pesadilla de Ayotzinapa no es local, ni estatal, ni nacional. Es mundial.

Porque resulta que no es sólo contra jóvenes, ni sólo contra varones. Es una guerra con muchas guerras: la guerra contra lo otro, la guerra contra los pueblos originarios, la guerra contra la juventud, la guerra contra quienes, con su trabajo, hacen andar al mundo, la guerra contra las mujeres.

Porque resulta que el feminicidio es tan añejo, cotidiano y ubicuo en todas las ideologías, que es ya “muerte natural” en los expedientes.

Porque resulta que es una guerra que cada tanto toma nombre en un calendario y una geografía cualesquiera: Erika Kassandra Bravo Caro: mujer, joven, trabajadora, mexicana, 19 años, torturada, asesinada y desollada en el “pacificado” (según las autoridades civiles, militares y mediáticas) estado mexicano de Michoacán. “Un crimen pasional”, dirán, como quien dice “víctimas colaterales”, como quien dice “un problema local en un municipio del provinciano estado mexicano de… (ponga el nombre de cualquier entidad federativa)”, como quien dice “es un hecho aislado, hay que superarlo”.

Porque resulta que Ayotzinapa y Erika no son la excepción, sino la reafirmación de la regla en la guerra capitalista: destruir al enemigo.

Porque resulta que en esa guerra el enemigo somos todas, todos, todo.

Porque resulta que es la guerra contra todo, en todas sus formas y en todas partes.

Porque resulta que de eso se trata, de eso se ha tratado siempre: de una guerra, ahora contra la humanidad.

En esa guerra, l@s de abajo encontraron en los familiares y compañeros de los ausentes de Ayotzinapa un eco amplificado de su historia.

Ya no sólo en su dolor y rabia, sobre todo en su terco empeño de encontrar la justicia.

Y con su voz se terminaron las mentiras del conformismo, del “aguantamos todo”, del “no pasa nada”, de “el cambio está en un@ mism@”.

Pero, en medio del dolor y la rabia, arriba de nuevo revolotean los buitres sobre la extendida mancha de muertes y desapariciones nombradas.

Porque donde un@s cuentan ausencias injustas, otr@s cuentan votos, vidrios, cargos, membretes, encabezados, marchas, firmas, likes, follows.

Pero no hay que dejar que la cuenta que cuenta e importa se quede atrás.

Nosotras, nosotros, zapatistas del EZLN, pensamos que es tan importante lograr que retomen su lugar las voces de los familiares y compañeros de los asesinados y desaparecidos de Ayotzinapa, que hemos decidido:

1.- Ceder nuestro lugar en el Primer Festival Mundial de las Resistencias y las Rebeldías contra el Capitalismo, a los familiares y compañeros de los Normalistas de Ayotzinapa asesinados y desaparecidos. Pensamos que en sus voces y oídos habrá ecos generosos en y para tod@s l@s que, estando o no estando, participarán en el Festival.

2.- Por eso nos estamos dirigiendo a las compañeras y compañeros del Congreso Nacional Indígena en las distintas sedes, a la Comisión Conjunta del CNI-Sexta para el Festival Cultural, y a quienes apoyarían a nuestra delegación en transporte, alojamiento, alimentación, seguridad y salud, para pedirles que dediquen y apliquen sus esfuerzos a los familiares y compañeros de los Normalistas de Ayotzinapa que hoy nos hacen falta a tod@s. Por eso pedimos que los atiendan, escuchen y les hablen como si fueran cualquiera de l@s 20 zapatistas, 10 mujeres y 10 hombres, que formarían nuestra delegación.

3.- Por eso pedimos, respetuosamente, a los familiares y compañeros de los ausentes de Ayotzinapa que acepten nuestra invitación y nombren, de entre ell@s, una delegación de 20 personas, 10 mujeres y 10 hombres, y participen como invitados de honor en el Festival Mundial de las Resistencias y Rebeldías contra el Capitalismo a celebrarse del 21 de diciembre del 2014 al 3 de enero del 2015. Para nosotros, nosotras las zapatistas fue muy importante escucharlos directamente. Creemos que será muy bueno que todas las personas que asistan al festival tengan el mismo honor que nos concedieron. Y creemos también que a ustedes les aportará mucho el conocer otras resistencias y rebeldías hermanas en México y el mundo.
Podrán ver entonces lo grande y extendido que es el “no están solos”.

4.- El EZLN participará en el Festival. Nuestro oído atento y respetuoso estará ahí como uno más entre nuestr@s compas de la Sexta. No en templetes ni en lugares especiales. Como sombras estaremos, junto a tod@s, entre tod@s, detrás de tod@s.

5.- Nuestra palabra para la compartición está ya en un video. Se le ha indicado a “Los Tercios Compas” que lo hagan llegar en su oportunidad a las distintas sedes del Festival y a los Medios Libres, Alternativos, Independientes, Autónomos o como se llamen, que son de la Sexta, para que lo difundan, si así lo consideran pertinente, en sus tiempos y modos.

6.- El 31 de diciembre del 2014 y el día primero del año del 2015 será un honor para nosotros recibir, en el caracol de Oventik, como invitados especiales a las mujeres y hombres que, con su dolor y rabia, han levantado en todo el planeta la bandera de la dignidad que abajo y a la izquierda somos.

7.- Y no sólo, también aprovechamos para invitar a todas, todos y todoas de la Sexta nacional e internacional, encapuchad@s o no, a que participen en esta gran compartición, a que hablen de sus historias y a que escuchen a la otra, al otro, a lo otroa.

-*-

De la histeria como método de análisis y guía para la acción.


Nosotras, nosotros, zapatistas, acá estamos. Desde acá los miramos, escuchamos, leemos.

En las recientes movilizaciones por la verdad y la justicia para los normalistas de Ayotzinapa, se ha repetido
la disputa por imponer el carácter de las movilizaciones, ahora llegando a la criminalización de quienes coinciden con un estereotipo trabajado: jóvenes, con el rostro cubierto, vestidos de negro, y que son o parecen anarquistas. En suma, son mal portados. Y como tales deben ser expulsados, señalados, detenidos, amarrados, entregados a la policía o a la justa ira de los sectores progresistas.

A esto se ha llegado con reacciones coincidentes o cercanas a la histeria en algunos casos, y a la esquizofrenia en otros, impidiendo una argumentación razonada y un debate necesario.

Aunque ya habíamos presenciado esto antes (en la huelga de la UNAM 1999-2000, en 2005-2006, en 2010-2012), el relanzamiento de este método de análisis y guía para la acción de la izquierda bien portada, permite algunas reflexiones:

Los familiares y compañeros de los asesinados y desaparecidos de Ayotzinapa, como los de decenas de miles de desaparecid@s y asesinad@s, no piden caridad o lástima, demandan verdad y justicia.

¿Quién es quién para decir que esas demandas, que son las de cualquier ser humano en cualquier parte del mundo, tienen que expresarse de tal o cual forma? ¿Quién escribe el “manual de buenos y malos modos” para expresar el dolor, la rabia, la inconformidad?

Pero bueno, se puede y debe debatir cómo abraza más y mejor la palabra “compañer@”. Si con una voz engolada en lo alto de un templete o si con un vidrio roto. Si con un “Trending Topic” o si con una patrulla policial en llamas. Si con un blog o con un grafiti. O tal vez con todas o tal vez con ninguna de ellas, y cada quién con su cada cual crea, construye, levanta su modo de apoyar.

Pero ni siquiera quienes tienen la autoridad moral y la estatura humana para decir “así sí” o “así no”, es decir, los familiares y compañeros de los que faltan de Ayotzinapa, lo han hecho.

Entonces, ¿quién ha otorgado los cargos de comisarios del buen comportamiento para el apoyo y la solidaridad? ¿De dónde viene ese alegre señalar a unos y a otras como “agentes gubernamentales”, “infiltrad@s” y, ¡horror de horrores!, “anarquistas”?

/ Es ridículo que se argumente “ésos no son estudiantes, son anarquistas“. Cualquier anarquista tiene más bagaje cultural y conocimientos científicos y técnicos que el promedio de quienes, como policías del pensamiento, los señalan y piden para ell@s la hoguera. Y ni hablar de quienes enarbolan y se enorgullecen de la estupidez y la ilegalidad como método policíaco (“le guste a quien le guste”) en el gobierno de la Ciudad de México. /

Pero, claro, se puede inventar un monigote a modo (una especie de anarquista insurreccional región 4) y ridiculizarlo confeccionándole un cuerpo teórico caricaturizado, para que así pueda ser despachado sin contratiempos en cualquier ministerio público mediático o judicial (claro, si es grabada en video su detención, si no, pues, ¿quién lo va a extrañar?). Después de todo, la información “periodística” viene de fuentes confiables: las delaciones y la policía política.

No es lo mismo señalar (quien señala acusa, juzga y condena, y demanda que la policía ejecute la sentencia), que debatir. Porque para señalar sólo es necesario estar a la moda (lo que es cómodo, fácil y, bueno, sí, aumentan los “likes” y los “follows“). Para señalar no se necesita una investigación argumentada, basta “postear” algunas fotos.

Así nacen los grandes romances entre l@s “líderes de opinión” y las masas de “seguidores”: la fe ciega sintetizada en 140 caracteres.

Del “yo te sigo y tú me sigues” a ” y vivieron muy felices“, de ahí a “No me amas porque no me das RT ni Fav ni like. Cambiaré de Sinsajo“.

Para debatir hay que investigar (órales: tras que hay diferentes anarquismos; órales reiterado: tras que la “acción directa” no es necesariamente violenta), pensar, argumentar y, ¡arghhh!, lo más peligroso y difícil: razonar.

Debatir es difícil e incómodo. Y hay consecuencias para quien debate (digo, además de los pulgares abajo, los dedos medios arriba y los “ya no te sigo” en cascada).

Ni modos, luego hay gente que no camina por la vida tratando de agradar, conformar, encajar, atraer.

Detrás de cada ser crítico hay una larga lista de “seguidores” desertando, mudándose a donde no haya que pensar y el RT no sea un autogol.

Y cuando el periodismo progre suple las funciones de ministerio público y acusa, interroga, concluye y condena, ¿señala o debate?

¿O se trata de debatir así? ¿L@s anarquistas en las cárceles o perseguid@s o exiliad@s, y las buenas
conciencias en los editoriales, los micrófonos y el azul trinar?

Ok, ok, ok. ¿Pero estamos de acuerdo en apoyar a los familiares y compañeros de los asesinados y desaparecidos de Ayotzinapa, o eso ya no importa?

¿Tampoco los infantes de la guardería ABC, los desaparecidos de Coahuila, los migrantes ignorados, los “daños colaterales” de la guerra, la mujeres violentadas y asesinadas todos los días a todas horas en todos los lugares en todas las ideologías?

¿Sólo importan el cambio de nombre de quien se sienta en la silla o el promover el empleo en las empresas de vidrios, cristales y anaqueles?

A quienes insisten en el camino electoral como única y excluyente opción, no se les ha acusado de “infiltrados”, “policías”, “provocadores” o “soldados de la sedena vestidos de civil”. Se les acusa de ilusos, ingenuos, bobos, tontos, buscachambas, oportunistas, intolerantes, ambiciosos, buitres, tiranos y déspotas.

Bueno, también de fascistas. Pero no de “infiltrados”, aunque más de un@ cumple a cabalidad con el perfil real de agente gubernamental y policía político.

Sabemos que unos y otros son grandes estrategas (basta ver los logros que han obtenido), piensan, proponen e imponen que “hay que trascender la movilización”. Los unos con marchas bien vestidas y educadas buscando contener y encauzar; los otros con la acción directa, violenta y excluyente de la rabia.

Unos y otros con el afán vanguardista, de élite exclusiva, de dirigir, hegemonizar y homogeneizar la diversidad en modos, tiempos y lugares.

Del “si rompes un vidrio eres infiltrad@” al “si no lo rompes… también

Para unos y otros lo que vale y cuenta es el centro geográfico y lo que en él converge: el poder político, económico y mediático.

Si no pasa en la ciudad de México, no ocurre, no tiene validez, no cuenta. Lo “histórico” es su patrimonio exclusivo.

No existen para ellos las movilizaciones en Guerrero, Oaxaca, Jalisco, Veracruz, Sonora, y demás rincones de México y del mundo.

Pero como en unos y otros reina la pereza para el análisis crítico, no se dan cuenta de que no es ahí donde está el centro del Poder.

Allá arriba las cosas han cambiado y mucho.

Mientras se siga abandonando el análisis serio y profundo del nuevo carácter del Poder, siguiendo de narices los calendarios de arriba (electorales e institucionales) de una a otra fecha, o el apremio de “algo hay que hacer, lo que sea” manque sea inútil y estéril, se seguirán reiterando los mismos métodos de lucha, los mismos reflujos, las mismas derrotas.

Hacia un debate serio:


Sobre las acciones directas en las marchas de la ciudad de México, el 8 y 20 de noviembre y el 1 de diciembre del 2014, acaso convenga recordar las siguientes palabras de Miguel Amorós:

“En tales eventos la sola presencia de ciudadanistas y aliados suyos ya basta para sembrar la confusión y convertir las mejores intenciones radicales en puro activismo, integrado sin dificultad en el espectáculo y por lo tanto manipulable, como argumento de los gobernantes para justificar los excesos de la fuerza pública o como coartada de los ciudadanistas para justificar el fracaso de sus expectativas. El activismo -violento o sólo ideológico- es el mayor revelador de la obsolescencia de la revuelta al reflejar la pobreza teórica y la debilidad estratégica de los enemigos del capital y del Estado. Acuciados los activistas por la necesidad de hacer “algo”, se apuntan a todos los bombardeos, cayendo por tanto en la trampa mediática y espectacular, que los tacha de gamberros o de provocadores. El resultado no es útil más que para los gobiernos, los partidos o los seudomovimientos, basura que si existen es para impedir la más remota posibilidad de una lucha autónoma o de un pensamiento revolucionario“. Amorós, Miguel. “El Ocaso de la Revuelta” Octubre del 2001. En “Golpes y Contragolpes” Pepitas de calabaza ed. & Oxígeno dis. España. 2005.

Lo que sigue: requisitos para manifestarse:


Ellos: credencial del INE o cédula de identidad, comprobante de domicilio (si no tiene casa propia, copia del contrato de arrendamiento; si la tiene hipotecada, ¿qué hace usted aquí?), saco y corbata (no, smoking no, no hay que exagerar todavía, ése es para cuando crucemos triunfantes, sobre los hombros de la muchedumbre, la sagrada puerta que los inconscientes pretendieron destruir), manos y cara limpias, sin tatuajes visibles, sin piercings, y sin peinados estrafalarios (estrafalarios: todo lo que no aparezca en las revistas de moda), zapatos de vestir (nada de tenis o botas), firmar una carta-compromiso donde se obligue a respetar todo signo de autoridad y/o de poder en cualquiera de sus acepciones, así como señalar cualquier actitud o intención de separarse de estas reglas.

Ellas: lo mismo pero con traje sastre. Oh, lo lamento, sí, tiene que peinarse.
Elloas: no califican para manifestarse. Por favor proceda al siguiente closet.

De la vanguardia del proletariado y los bien y mal portados:


Les avisamos, porque creemos que no saben, que el Sindicato Mexicano de Electricistas (SME) nos negó, al CNI y al EZLN, el préstamo de una de sus instalaciones para la celebración de los actos culturales, en el DF, del Primer Festival Mundial de las Resistencias y las Rebeldías contra el Capitalismo: “Donde los de arriba destruyen, los de abajo reconstruimos”.

Antes de la campaña de “pórtese bien y diga NO a las capuchas”, el SME había otorgado, generoso, uno de sus locales para la fiesta cultural. Conforme fue avanzando la campaña de “no temas al Estado, témele a lo diferente”, fueron apareciendo los pretextos que preparaban el camino: “es que son vacaciones, no hay quien cuide, no vamos a pasar la navidad así”.

Después fueron más claros y nos dijeron: “que un sector dentro del SME estaba en contra de lo que se hacía en solidaridad con otras luchas, que en asamblea se había planteado la necesidad de parar ese asunto de estar metidos con los de Ayotzinapa, que no era posible estar, por un lado negociando con el gobierno y, por el otro lado, metidos con un movimiento de jóvenes encabronados, encapuchados, que estaban haciendo acciones como las de Palacio; y que habían tenido que parar lo de la llegada de los jóvenes que querían hacer parada en el deportivo (se refiere al lugar, propiedad del SME, que iban a prestar), cuando llegaran las caravanas, que luego ustedes (la Sexta y el CNI) y sus encapuchados (en el papel de los encapuchados: el EZLN) queriendo hacer su festival, que no se puede, que búsquense otro lugar, que esperan que los comprendamos”.

Dijeron más cosas, pero se refieren a cuestiones internas del SME que no nos corresponde repetir ni difundir.

¿Qué tal? Los compas del Congreso Nacional Indígena habían propuesto que fuera en un local del SME como un reconocimiento y saludo a su lucha y resistencia, y nosotros apoyamos su propuesta. Y todavía por ahí hay quien piensa que las purgas serán hasta el improbable momento en que la vanguardia proletaria tome el Poder.

Y pues nosotras, nosotros los zapatistas comprendemos. Pero no entendemos. No entendemos cómo fue que un movimiento que ha padecido una campaña con toda clase de calumnias, mentiras y hostigamientos (aún mayor que la que ahora padecen jóvenes, anarquistas y no anarquistas, encapuchados y no encapuchados, estudiantes y estudiosos) como el SME, se rindió a la moda de criminalizar a lo diferente. No entendemos cómo es que suscriben la moda en turno y deciden entrar al “aro” de las buenas conciencias y deslindarse de quienes no sólo los respeta(ba)n, también los admira(ba)n. ¿Es ese deslinde parte de los principios del nuevo partido político que construyen? ¿Es parte de la celebración de sus 100 años?

Hubiera sido más fácil hacer como ahora hacen en la Ciudad de México, y poner un letrero a la entrada que rezara “No se admiten encapuchados” y ya. No hubiéramos entrado nosotros, cierto, pero su lucha de ustedes se hubiera visto vivificada con todos los colores que son el color de la tierra en el Congreso Nacional Indígena, así como con la diversidad de resistencias y rebeldías que, aunque no tengan locales para hacer fiestas culturales, florecen en varios rincones de México y el mundo.

Como quiera, en nuestras limitadas posibilidades, seguiremos apoyando su justa lucha. Y, por supuesto, les mandamos la invitación para el Festival.

Elija la respuesta correcta:


Viles encapuchados” (o equivalentes con los nuevos sinónimos: “anarquistas”, “infiltrados” “provocadores”, “estudiantes”, “jóvenes”). Esto lo dijo, lo tuiteó, lo declaró, lo firmó, lo cantó, lo pintó, lo dibujó, lo pensó…

a).- un o una articulista, intelectual, caricaturista, periodista, locutor de los medios conservadores de paga.
b).- una o un articulista, intelectual, caricaturista, periodista, locutor de los medios progresistas de paga.
c).- una o un artista conservador.
d).- un o una artista progresista.
e).- un general del ejército federal.
f).- un líder de la patronal.
g).- un líder sindical obrero de la vanguardia del proletariado revolucionario.
h).- un líder de un partido político alineado a la derecha.
i).- un líder de un partido político alineado más a la derecha.
j).- un líder de un partido político alineado… Ya, en resumen: un líder de un partido político cualquiera.
k).- Epi.
l).- Enrique Krauze.
m).- todos los anteriores.

Resultado: Cualquier letra que haya seleccionado es correcta. Si eligió la última opción, usted no sólo ha acertado, también ha hecho un monitoreo exhaustivo de redes sociales y medios de paga y libres. No sabemos si felicitarle o darle el pésame. Lo dicho: en los tiempos actuales, si no estás bien confundido es que no estás bien informado.

En el balcón de las redes sociales:


Un tuit modelo de la gente bien después de la marcha del 20 de noviembre del 2014 en la ciudad de México: “¿por qué la policía detuvo arbitrariamente a civiles en lugar de detener a los anarquistas?” Ojo: note usted no sólo que a los anarquistas está bien detenerlos arbitrariamente, también que no son “civiles”.

Un comentario de la gente bien frente a una foto de la policía del DF en modo “legusteaquienleguste” golpeando a una familia en los alrededores del zócalo del DF el 20 de noviembre del 2014: “Yo los conozco y ésos no son anarquistas“. Ojo: si nadie lo conoce o es anarquista, se merece esos golpes.

Un argumento de la gente bien al inicio del movimiento, o después, no importa: “De seguro esos ayotzinacos se lo buscaron, quién les manda andar de anarquistas“. Ojo: sin comentarios.

El Diálogo Imposible:


“¿Cómo que no entiendes cómo está eso de encapuchados igual a anarquistas igual a infiltrados? Mira, esa gente no quiere hacer política, sólo quiere hacer desorden. Eso quiere decir anarquismo: desorden. Lo de cubrirse el rostro es por cobardía. Y lo de infiltrados es porque sirven al gobierno. ¿Qué? Sí también están encapuchados los zapatistas y estaban encapuchados quienes se enfrentaron a Ulises Ruiz en Oaxaca, y algunos de los que ahora se movilizan en Guerrero y Oaxaca. Ah, pero ésos no están aquí, en nuestra ciudad (el “nuestra” ha sido remarcado con una mirada de advertencia). Los zapatistas, los oaxaquitas y los de guerrero, bueno, pues son inditos de buen corazón. Claro, sin dirección política clara. Y están lejos, se les puede mandar ayuda humanitaria, que es como nosotros llamamos a deshacernos de lo que ya no sirve o se ha vuelto inútil, o peor aún, pasado de moda. Pero estos pinches anarquistas están aquí, toman nuestras calles (se repite la mirada amenazante en el “nuestras”) y, ¿cómo te diré?, pues arruinan el paisaje. Un@ aquí esforzándose por hacer un buen happening muy en la onda retro, los sixties, ¿me entiendes?, muy de amor y paz, de era acuario, flores, canciones, drogas blandas, smartdrinks, buena vibra pues. Mira, tengo una aplicación en mi fon que despide luces con tonalidades acordes a lo que me meto. ¿Eh? No, yo no marcho en un contingente, yo camino por el camellón, me subo a… No, no es para ver mejor la marcha, es para que las masas me vean mejor. Mira chavo, chava o lo que seas, las manifestaciones aquí deben ser como ir al club, ¿me entiendes? Se trata no de protestar sino de vernos entre nosotros, saludarnos, y al día siguiente confirmar que somos los que somos, no en la sección de sociales, sino en la de nacionales. Además, esto de Ayotzi… No, ya nadie dice Ayotzinapa, es más cool decir “Ayotzi”. Bueno, pues te decía que Ayotzi tiene repercusión internacional o sea que nos da un aire muy cosmopolita. Qué socialités ni qué nada, eso es para las derechas. Nosotros, las izquierdas modernas, nos damos a conocer en estos eventos. En la próxima, si esos nacos no se reiteran, estamos viendo de traer a Mijares. Sí, para que nos cante ésa de “soldado del amor”. Y para estar a tono que venga también Arjona y se aviente con ésa de “soldado raso”. Sí, se va a ver súper todos marchando al ritmo, tomados de la mano con los guardias presidenciales y los policías. Tal vez mejor de noche y sacamos los encendedores y movemos los brazos al compás de “soldado del amor, en esta guerra entre tú y yo…” y con Arjona “voy marcando el paso, mientras sobrevivo. No tengo coraje, me ganó el olvido”. Sí, ya estamos viendo de que, en la próxima, Eugenio Derbez sea el orador principal. ¡Será genial! ¡Infiltraremos a Televisa y la pondremos de nuestro lado! ¿Eh? No, ya no vamos a pedir que renuncie Peña… Pues porque ya se pasó la fecha, ahora tenemos que prepararnos para el 2018. ¿Eh? Qué importan las demandas originales de los de allá. Cierto, pobrecitos, pero por eso mismo deben aceptar la dirección de los que saben, o sea de nosotros. Mira, lo que este país necesita no es una revolución, sino un buen “feat” masivo o sea nosotros en el papel principal y único, y la plebe en los coros o de tramoyistas, sí, la historia que vale la pena es una “selfie” con nosotros en primer plano y las masas atrás y abajo, embelesadas, aclamándonos, y… sí, ya tengo las palabras que voy a decir cuando me supliquen que suba al templete… ¡Ey! ¡Espera! ¿Por qué te niegas al diálogo? ¡Pinche anarco! ¡Y mejor ponte una capucha porque desde lejos se te nota lo naco! ¡Ah, por eso este país no avanza! Pero ya le tomé la foto, ahora la subo a mi feis para que anoten a otro infiltrado, ¿o era infiltrada? Bueno, no me fijé bien, y es que vestía muy de hueva, muy de cliché. Me dueles México…”

Otras líneas de investigación:


1.- Las tres palabras que les valieron, a Abarca estar bajo protección en el penal del Altiplano, y el arraigo a su dama de hierro región 4, ambos fuera del alcance de los medios: “fueron los federales“. Después de eso, ya no les preguntaron más. No porque no quisieran saber, sino porque ya sabían.

2.- Ahora que allá arriba sí están contemplando seriamente la posibilidad del “relevo” en Los Pinos (de ahí la súbita elocuencia de los titulares de marina y sedena, y los caóticos deslindes del poder mediático), quienes pedían hasta antes del 1 de diciembre la renuncia de Peña Nieto, ¿ahora van a sacar un documento que se llame “La Defensa de las Instituciones y el Rechazo a la Renuncia Presidencial. Versión junio de 1996, actualizada al 2014-2015″?


Señalar y delatar en serio:


1.- El análisis que adjudica la responsabilidad de la represión a las acciones directas violentas de grupos “anarquistas”, debería ser consecuente y, en el caso de México, también hacer responsable de la represión a quien develó el escándalo de la llamada “casa blanca” provocando el enojo de la pareja presidencial (aunque luego compensó asumiendo las funciones de Ministerio Público). Pero no, el reparto de culpas también es de clase. Y corresponde a los bien portados enarbolar la campaña de criminalización de los jóvenes pobres (según la secuencia de equivalencias: infiltrado = encapuchado = anarquista = joven = pobre), que es la misma que, en su tiempo, echó a andar la larga pesadilla ahora llamada “Ayotzinapa”.
2.- Según lo último que vemos, leemos y escuchamos, los infiltrados comprobados no se cubren el rostro. Infiltrados por el gobierno de la Ciudad de México (“la izquierda institucional como alternativa”) y sus empleados, han sido filmados agrediendo a manifestantes, haciendo detenciones arbitrarias y “sembrando” capuchas en los agredidos.

Ahora bien, siguiendo el método de análisis aconsejado por la histeria y la lógica impecable de los policías del pensamiento y el buen vestir, es de esperar que todas las personas que no marchen encapuchadas son potenciales “infiltrados” y deben ser señaladas, detenidas y puestas a disposición de la autoridad “para que dejen a los encapuchados manifestarse por sus demandas”. Así que ahora, cuando en las marchas vean a alguien no encapuchado, deberían señalarlo y expulsarlo al son del estribillo “no a la violencia, no a la violencia”.

3.- Un poco de memoria: ¿No son quienes ahora critican las acciones “violentas” contra el patrimonio “histórico”, comercial y financiero en las manifestaciones por Ayotzinapa en el DF, los mismos que bloquearon bancos, centros comerciales, se plantaron “históricamente” en Reforma en 2006, y hostigaron a las empleadas del uniforme naranja por ser “cómplices” del fraude electoral del 2012? Ah sí, es que es más grave un fraude electoral que 43 indígenas desaparecidos y decenas de miles de personas en la misma situación.

4.- El clamor de la histérica campaña ha tenido eco y cosecha sus primeros triunfos: unos vivales son detenidos en una caseta, lejos de la marcha, mientras recolectaban apoyo en beneficio propio; son amarrados y exhibidos triunfalmente en la “toma de la ciudad de México” el 6 de diciembre del 2014. Luego, por la magia de los medios, se convierten en “infiltrados” en la marcha, y se señala que hay entre ellos al menos un policía y un militar. Del supuesto policía, nada. El supuesto militar: tiene 17 años y “confesó” que en un mes entraría al ejército. Nadie se molestó en recordar que todos los jóvenes mexicanos, al cumplir 18 años, deben cumplir con el Servicio Militar Nacional. Como quiera, la acción fue aplaudida. Se espera que la histeria como método de análisis y guía para la acción llegará a su tope cuando haya un linchamiento. Entonces tod@s voltearán hacia otro lado.

 

El temido desenlace en 6 tiempos de una renuncia (complete los nombres):

1.- Un partido en crisis terminal. Card_ renuncia al partido: “seguiré como un ciudadano más“, declara.
2.- Ante la crisis de la política partidaria, empieza a ser alentada la “opción ciudadana”. En la prensa y círculos progres se empieza a hablar del surgimiento del “Card_ísmo social”.
3.- Crece el movimiento y se emplaza a todos a la unidad incondicional en torno al “ciudadano” Card_.
4.- Lop_ se niega.
5.- Nuevo fraude electoral. Una gran concentración en el zócalo capitalino. Entre los manifestantes se pueden apreciar algunas cartulinas que reproducen las últimas caricaturas de los moneros progres: “Los de Ayotzinapa son un invento de Salinas” es el común denominador. En su turno en el templete, Ele_ menciona a Lop_. Gran abucheo y silbidos de las masas. Al otro día Ele_ aclara que mencionó a Lop_ sin malicia y que, en lo personal, le tiene gran aprecio.
6.- Después del plantón de rigor, Card_ anuncia que hay que seguir en la lucha… creando un nuevo partido para contender en las próximas elecciones. No, si gana, ya no irían Epi a comunicación social, ni el tonto del desfiladero a vocero presidencial. ¿O sí? Gulp.

La historia que no cuenta para los happenings progresistas:


Sí, hay quien recuerda que el 6 de diciembre de este año se cumplieron 100 de la entrada de los ejércitos villistas y zapatistas a la Ciudad de México. Nosotros, en cambio, recordamos el zapatista gesto negativo y de desprecio frente a la silla presidencial: “cuando alguien bueno se sienta ahí, se hace malo; cuando es malo, se hace peor“, dicen que dijo el jefe del Ejército Libertador del Sur. Y si no lo dijo, seguro lo pensó.

Consejos no pedidos y que, por supuesto, nadie va a seguir:


1.- Basta de buscar su Sinsajo. Dejen el tren de la desilusión, ahí la próxima estación es “apatía y cinismo”. Su destino final: “la derrota”.
2.- No se claven en los trending topic o como se diga. Lo mismo en tuits de gente “famosa”, “líderes de opinión” o gente supuestamente “inteligente”. Busquen los tuits de la gente común. Encontrarán ahí verdaderas joyas literarias en miniatura y pensamientos de ésos que valen la pena, es decir, los que obligan a pensar. Ahí no hay tuit pequeño.
Los trending topic (los “temas del momento”) sólo sirven como espejo deformado y son tan ridículos como un salón de masturbación masiva: al final terminan todos insatisfechos y batidos. Y llega un momento en que los tuits son como diálogo de película porno: “¡oh! ¡sí, sí, así, no pares!“. ¿O es un gran mérito ganarle al hashtag #WeLoveYourNewHairJustin o al de #Sammy?
3.- Valorar a una persona por el número de seguidores y no por sus pensamientos y acciones es ocioso e inútil.
Si la mierda tuviera feisbuc, tendría “likes” (y “licks“) de cientos de miles de millones de moscas.
4.- En defensa de las redes sociales, o más bien en defensa del uso de las redes sociales, pensamos que son también una compartición si se elige a dónde dirigir la mirada y el oído.
Hay grandes escritoras y escritores, pensadoras y pensadores, analistas y critíc@s, luchador@ sociales que no aparecen ni aparecerán en los grandes medios de comunicación de paga. Y much@s de ell@s no porque no l@s “descubran”, sino porque han elegido otro canal para expresarse. Esto no sólo hay que saludarlo, también alimentarlo.
5.- Pero, por grandes que sean las posibilidades de las redes sociales, también lo son sus limitaciones. Además de lo obvio, es decir, de que no se pueden tuitear silencios y miradas, aunque es gigantesco el universo de su quehacer, sigue siendo más grande el universo que queda excluido.
Las redes sociales no sirven para suplantar la comunicación básica (mirar, hablar, escuchar, tocar, oler, gustar), sino para potenciarla.
“Si no está en tuiter no existe”, remeda la caduca sentencia “si no está en los medios no existe”.
Aunque no lo crean, hay muchos mundos afuera del espacio cibernético. Y vale la pena asomarse a ellos.

Ahí nos estamos vimos viendo:


Sí, ya sabemos que somos incómod@s para unos y otros. Para unos somos radicales, para otros somos reformistas.

Tod@s, arriba y abajo, tendrán que tragarse esto:

Acá abajo, cada vez somos más
quienes nos empeñamos en luchar
sin suplicar perdón por ser lo que somos
y sin pedir permiso para serlo.

Sale.

Desde las montañas del Sureste Mexicano.
Subcomandante Insurgente Moisés.

México, 12 de Diciembre del 2014. En el año 20 del inicio de la guerra contra el olvido.

Nota: Monitoreo de medios de paga, de medios libres, autónomos, independientes, alternativos o como se llamen, y de redes sociales, así como el aporte desinteresado de sarcasmos, diván psicoanalítico gratuito, tips de investigación, consejos inútiles, camisa de fuerza de 140 caracteres en algunas partes y otros efectos especiales: contribución de “Los Tercios Compas” que, como su nombre lo indica, no son medios, ni libres, ni autónomos, ni alternativos pero son compas. Copyrights anulados por usar capucha. Se puede citar, recitar y reciclar señalando la fuente como “infiltrada”. Se autoriza la reproducción total o parcial frente a la tira con uniforme y sin uniforme, sea que esté detrás de un arma, un escudo, una cámara, un micrófono, un esmarfon, una tablet, o en el espacio cibernético.

Damos fe: “Winter is coming, así que no olviden sus cobijas” (uno de los Stark en la próxima temporada de Game of Thrones. Spoil cortesía de “Los Tercios Compas”. Nah, no hay por qué darlas).

sábado, 13 de diciembre de 2014

Festival Mundial de las Resistencias y las Rebeldías (previo)

Pocos meses y tantas cosas que pasan en ésta herida llamada México... pero hoy recordamos que:


lunes, 15 de septiembre de 2014

PRONUNCIAMIENTO DEL CNI Y EL EZLN POR LA LIBERTAD DE MARIO LUNA, VOCERO DE LA TRIBU YAQUI.



Septiembre del 2014.

A LA TRIBU YAQUI:
AL PUEBLO DE MEXICO:
A LA SEXTA NACIONAL E INTERNACIONAL:
A LOS GOBIERNOS DE MEXICO Y DEL MUNDO:


“Exigimos la cancelación inmediata de las órdenes de aprehensión y de la fabricación de delitos en contra de integrantes de la tribu yaqui y condenamos la criminalización de su lucha, diciendo a los malos gobiernos emanados de los partidos políticos, que el río yaqui ha sido históricamente el portador de la continuidad ancestral de la cultura y territorio de la tribu yaqui y los que conformamos el Congreso Nacional Indígena, reiteramos que si nos tocan a unos, nos tocan a todos, por lo que responderemos en consecuencia ante cualquier intento de reprimir esta digna lucha o cualquier otra lucha. (Caracol de Oventic, 7 de julio 2013, comunicado conjunto CNI-EZLN).

No han podido matar a nuestros pueblos. Porque como semillas siguen creciendo. Nos quisieron matar con armas de fuego, como no pudieron, intentaron matarnos con enfermedades, otra vez fallaron. Muchos caminos han usado los poderosos para acabarnos a los indígenas.

Hoy nos quieren matar con eólicas, con autopistas, con minas, con presas, con aeropuertos, con narcotráfico; hoy, sobretodo, nos duele que nos quieran matar en Sonora, con acueductos.

El pasado jueves 11 de septiembre, integrantes, al parecer de la Procuraduría General de Justicia del estado de Sonora, detuvieron a nuestro hermano Mario Luna, vocero de la tribu yaqui, acusándolo falsamente de crímenes que le fueron sembrados; con ello pretenden encarcelar la lucha misma de la tribu yaqui por defender las aguas que en l940, tras una larga guerra, les reconoció como suyas Lázaro Cárdenas y que desde 2010 los dueños del dinero quieren llevarse, a través del acueducto Independencia, pasando por encima de una resolución dada por la Suprema Corte de Justicia de la Nación y pasando por encima de todos los derechos que los Convenios Internacionales consignan a nuestro favor.

El acueducto Independencia ni en broma es para que los pobres tengan agua y progreso, como lo nombran los de arriba, es para que los ricos se lleven el agua que por siglos le ha pertenecido a los yaquis. En vez de alimentar campos y sembradíos, quieren llevarse el agua para los grandes industriales de Sonora.

Este despojo ha sido la bandera del progreso de los malos gobiernos, con Guillermo Padrés Elías, Gobernador del Estado y Enrique Peña Nieto, supremo jefe de los paramilitares a la cabeza del megaproyecto. Pero así como el dictador Porfirio Díaz proclamó el exterminio de nuestros pueblos, y, particularmente el de la tribu yaqui, en nombre de ese progreso, nosotros sabemos que las palabrerías de Padrés y Peña Nieto son mentiras, pues, que para que estos megaproyectos existan, los pueblos originarios debemos desaparecer, pero de una vez les decimos a los de arriba, que no está dentro de nuestros planes hacerlo. Si detuvieron a nuestro hermano Mario Luna, es porque se negó a venderse, a rendirse, porque ha sido hermano de lucha de todos los que queremos que este mundo cambie abajo y a la izquierda.

Nosotros no les pedimos nada a los malos gobiernos, pues en este momento si les queremos decir en claro una cosa, que la libertad de nuestro compañero Mario Luna no les pertenece y que no se la pueden quitar así nada más. Les decimos que esa libertad es suya y de su pueblo y que tienen que devolver lo que tomaron a la fuerza.

A nuestro compañero Mario le decimos que nosotros caminamos juntos desde hace más de 500 años,  que su tribu camina en la lucha, sin importar si los cobardes gobernantes los llevan como esclavos al otro lado del país, los yaquis vuelven a Vícam, Pótam, Tórim, Bácum, Cocorit, Huiriris, Belem y Rahum, porque ahí es donde su sangre fluye; que nosotros somos yaquis, aunque también seamos zoques o mames o tojolabales o amuzgos o nahuas o zapotecos o ñahto o cualquier otra lengua y como yaquis que somos no vamos a dejar que nos roben nuestra agua y tampoco nuestra libertad.
Exigimos la inmediata libertad de Mario Luna, exigimos la cancelación de las órdenes de aprehensión y la fabricación de delitos en contra de integrantes de la tribu yaqui y, junto con ello, exigimos la libertad de tod@s nuestr@s pres@s y en particular la de nuestros hermanos nahuas Juan Carlos Flores Solís y Enedina Rosas Vélez, presos por el mal gobierno desde abril de este año, acusados igualmente de falsos delitos, con el fin de frenar la lucha del Frente de Pueblos en Defensa del Agua y de la Tierra de Morelos, Puebla y Tlaxcala en contra del proyecto integral de Morelos.
México, septiembre de 2014.

NUNCA MÁS UN MEXICO SIN NOSOTROS.

POR LA RECONSTITUCION INTEGRAL DE NUESTROS PUEBLOS.
CONGRESO NACIONAL INDIGENA.

COMITE CLANDESTINO REVOLUCIONARIO INDIGENA-COMANDANCIA GENERAL DEL EZLN.

domingo, 17 de agosto de 2014

Denuncia Caracol de Resistencia Hacia un Nuevo Amanecer agresiones por parte de la ORCAO, en varias comunidades de BAZ de La Garrucha

Caracol de Resistencia Hacia un Nuevo Amanecer

Junta de buen gobierno

El camino del futuro

La Garrucha Chiapas

México, 14 de agosto del 2014.

A los y las compañeras de la sexta Nacional e internacional

A los medios alternativos nacional e internacional de la sexta.

Al pueblo de México y del mundo.

DENUNCIAMOS PUBLICAMENTE.

Este hecho empezó el día viernes 25 de Julio del 2014. No quisimos hacer publico, por la compartición que se realizo en el Caracol de La Realidad los días 4 al 9 de agosto, para no entorpecer esa gran compartición entre los pueblos originarios de este país.

Sólo le dimos en su conocimiento a los derechos humanos Fray Bartolome de las Casas Chiapas.

Pero como siguen esas provocaciones y estos son los hechos.

1.- Un grupo de 19 personas, del pueblo Pojkol Mpio de Chilón de la organización ORCAO, del barrio chiquinaval. Mencionamos algunos nombres de esas personas, son Andres Gutierrez Guillen, Andres Gutierrez de Meza, Eliceo Ruiz Gutierrez, Guillermo Perez Guillen, Vidal Gutierrez Gomez y Juan Ruiz Gutierrez, estos dos ultimos nombres son las que tienen camionetas que transportan las personas, Legaron en el poblado San Jacinto de los compañeros bases de apoyo zapatista, del Mpio autónomo de San Manuel del caracol de la Garrucha.

A las 6 de la mañana, del día 25 de julio, llegaron armados tomaron la tierra recuperada, disparando al aire.

Destruyeron el letrero que tenemos puesto sobre el asesinato del Cro Galeano.

Instalaron sus techos haciendo que ahí van a quedar. Todas horas estuvieron amenazando verbalmente de gritos a nuestros compañeros y compañeras bases de apoyo. Como ahí están cerca otros poblados de compañeros bases de apoyo zapatista, los poblados el Egipto y El Rosario, ahí fueron a amenazar a gritos que los van a desalojar y se regresan donde están sus techos. En la mañana del día 26 de julio, a la 1:30 de la mañana se retiraron.

2.- El día 30 de julio vuelven a entrar a las 6 de la mañana, entrando fumigaron el potrero de 3 hectáreas con una sustancia que no conocemos que es, y es ahí donde esta el ganado colectivo del Mpio San Manuel, los de más animales fueron a arrear para llevarlos donde las tienen fumigado para que coma el pasto fumigado los animales.

Hirieron con arma blanca un torete, casi cerca del cuerno donde es el lugar para matar. Dejaron escrito en la tierra, con la leyenda “Territorio Pojkol” en medio de este terreno dejaron los casquillos quemados en forma de cruz, de cartucho calibre 22 y de calibre 20 de escopeta.

A las 4 de la tarde se retiraron.

3.- El día 1 de agosto a la 11:30 de la noche, vuelven a entrar, siempre armados los mismos de Pojkol, del barrio santiago, que mencionamos algunos nombres de esas personas son Bersain Gutierrez Gomez, Victor Gutierrez Gomez, Valdemar Gutierrez Gomez, Romeo Gutierrez Gomez, volvieron a entrar en el mismo lugar. O sea en San Jacinto. Esos paramilitares mataron un torete, mientras los de más hacen disparos al aire y se dirigían rumbo al poblado zapatista el Egipto todos con lámparas en la mano, por eso los compañeros se organizaron y se retiraron las compañeras, niños y niñas a las 12:30 de la mañana en otro poblado zapatista que hasta ahora se encuentran actualmente ahí.

Esos que mataron el torete, llegaron en 2 motocicletas, 4 personas y llevaron pura carne, dejaron los huesos.

4.- El día 6 de agosto, alas 7:30 de la mañana los mismos de Pojkol, llegan con 2 camionetas de nissan, con 15 personas con una motocierra, llegando dispararon y tumbaron árbol grande, la caer el árbol empiezan a disparar al aire, así amenazando para que no llegue nadie a verlos y al retirarse vuelven a disparar en la tarde.

Al pasar en poblado de compañeros bases de apoyo el Rosario 5 disparos relaizaron. De nueva cuenta al pasar el poblado de compañeros bases de apoyo el poblado el Kexil 2 disparos dispararon en el techo de su casa de uno de nuestros compañero base de apoyo, dispararon desde adentro del vehículo de las nisanes se dirigieron rumbo al poblado Pojkol.

5.- El día jueves 14 de agosto, a las 4:50 de la mañana llegaron 18 personas los mismos de Pojkol, armados, pertenecientes de ORCAO, rodearon el poblado de los compañeros de San Jacinto.

Dispararon con armas de diferentes calibres, llegaron los balazos en la pared de las casas, en los techos de las casas y estaban durmiendo las y los compañeros ahí y en esa misma hora tuvieron que retirarse las y los compañeros en esa madrugada para buscar refugio al otro poblado zapatista, dejando todo, solo llevaron lo que tenían puesto.

Es así como evitaron que no sean masacrados, asesinados como en Acteal.

Al salir solo escucharon las y los compañeros, como se escuchaba los destrozos que estaban haciendo esos paramilitares.

Hasta hoy sabemos que:

5 casas, están cortadas, picoteadas las laminas a machetazos, son 50 hojas de laminas.
7 zontes de maíz y 130 kilos de granos de maíz robadas.

¿Donde esta la paz que tanto habla Peña Nieto? ¿Esta es la paz que habla Manuel Velasco esto? Y ¿sí la pasara esto al presidente Municipal de Ocosingo, Octavio Albores, lo que están haciendo a la compañeras y compañeros bases de apoyo zapatista, cree que es paz esto?

Que lo piensen si quieren paz. Porque ellos son los responsables de todo lo que puede suceder o va a pasar.

Si son gobiernos que se dicen, ¿porque no controlan esos paramilitares de Pojkol del barrio Chiquinival del Mpio de Chilón?

No los controla por que son ellos los que financian, organizan y ejecutan esos ataques en contra de nosotros.

Les decimos a los gobiernos y los paramilitares, que son de sangre, huesos y carne, igual que nosotros, sólo que nosotras y nosotros no somos drogadictos, como esos paramilitares y ustedes. Les decimos no manipulen a la gente, no pagan gente maleantes, no gasten dinero para empeorar la vida de los pobres que ya está de por sí.

Nosotros de verdad queremos la paz, si no hay paz lucharemos hasta que haya la paz.

No nos vendemos, no nos rendimos, no nos claudicamos.

Nosotras y nosotros somos organizados y organizadas por una paz justa y digna. Ustedes 3 niveles de gobiernos malos, no quieren la paz, sabemos que no se arrepienten, pero serán condenados por el pueblo de México pobre y estamos con ellos y ellas.

Así que compañeras y compañeros de México y del mundo, hay que estar alertas, vienen estos salvajes en contra nuestra y nosotras y nosotros estaremos pendientes.

Esta es nuestra denuncia.

Atentamente

Autoridades de la Junta de Buen Gobierno de La Garrucha
Jacobo Silvano Hernandez
Rudy Luna Lopez
Fredy Moreno Rominguez
Elizabeth Ruiz Camera
Yornely Lopez Alvarez

martes, 12 de agosto de 2014

Conferencia de prensa Sub Galeano a medios libres

La crisis de los medios y un reto utópico. Por Sandra

La Realidad, Chiapas, México.

Una maniobra de diversión


Son las once de la mañana. Los insurgentes están en fila y tomados de las manos bajo el sol. Mirando con el ojo izquierdo y preparados para recibir a la comandancia que entra montada en caballos blancos y cafés, de fondo suena la pieza musical “Latinoamérica” de Calle 13. Los caballos avanzan hasta dar vuelta al templete dos. El ahora Subcomandante Insurgente Galeano no está. De pronto se escucha: "Buenos días Ciudad Gótica". El SIG está en el templete uno, a espaldas de todos los escuchas. Ha permanecido ahí varios minutos sin que los asistentes lo hayan notado. Un truco de magia que puede durar dos minutos o hasta veinte años, dice "esto es en términos militares una maniobra de diversión".

Da inicio a la conferencia, lanza un agradecimiento a quienes realizaron un esfuerzo por estar ahí y cuenta una experiencia que inició en 1993, respecto al Teniente Insurgente de Infantería Eleazar, quien murió a causa de una enfermedad llamada: Síndrome de Guillain-Barré, que deteriora el sistema nervioso; el apoyo que el EZLN recibió por parte de las autoridades fue nulo. A modo de comparación se traslada hasta 2014 en La Realidad y agradece el apoyo recibido por parte de La Sexta Nacional e Internacional. "Apoyo entre compañeros y no migajas del gobierno. Gracias de verdad, nos han dado una hermosa lección” puntualiza, pues de los 209 mil pesos que se requerían se logró juntar cinco veces más.


Ya no nos importa la prensa de paga: EZLN. Una crítica a los medios masivos de comunicación


El Subcomandante hace un análisis de los medios comerciales: “Los medios de paga han presentado algo que es maravilloso dentro del capitalismo, porque es de las pocas veces donde vemos que el capitalismo convierte en mercancía la no producción. Se supone que el trabajo de los medios de comunicación es producir información, circularla, de modo que se consuma para sus distintos públicos o receptores y el capitalismo ha conseguido que los medios cobren por no producir, es decir por no informar”.

El periodismo de investigación ha sido dejado de lado. Existe una preferencia por las nuevas formas comunicativas: redes sociales, páginas, blogs, sin embargo no llenan ese vacío que dejan los medios de comunicación, y en el cual podrían emerger los medios libres o alternativos.

El papel que juegan en la actualidad los medios de comunicación es aquel en el que la paga por informar o callar es primordial. Un espacio en el que se busca generar recursos: a través de la publicidad, la disputa por el rating y/o contratar su supervivencia con la clase política (que también está en crisis). Es entonces cuando los medios masivos de comunicación (MMC) de ser un medio de “información” pasaran a ser un medio de entretenimiento.

Agrega a su análisis algunas cifras para demostrar la decadencia en la que se han sumergido los medios de paga, en 1994 el tiraje era de más de un millón de ejemplares y en 2007 ha bajado a 800 mil piezas repartidas, el número de lectores disminuyó escandalosamente.

El Subcomandante habla de las colectividades e individualidades y hace una comparación entre los medios masivos y los medios libres. "Quienes han trastocado el mundo de la información son colectivos en donde el individuo está diluido, como Anounymous” que bajo su naturaleza ha borrado al individuo y ha resaltado al colectivo. En los medios de paga se resalta la individualidad y la exclusiva, en los medios libres resalta más la información, la forma de trabajo colectivo y no quién la produce.

El EZLN externa la confianza que tiene en los medios libres. El Insurgente dice que a largo plazo ellos podrían cubrir ese vacío informacional, aunque aún no se sabe si lo harán, pues es sabido que existe un difícil funcionamiento por la falta de recursos económicos y la complicada forma de subsistir. Tienen dos tendencias: "crecen o desaparecen". A veces es poca la información que producen pero es mucho mejor que un medio de paga, dijo respecto a los "medios compas"

Comenta el Insurgente, que el nivel supremo de comunicación tiene que ser la compartición, espacio en donde se genere el acto del escuchar y transmitir.
Respecto a los "descabellados análisis" que se realizaron en torno al Homenaje a Galeano, aclaró que con no dejar entrar a los medios convencionales jamás quisieron decir que no existieran. "Los medios de paga existen pero el EZLN quiere cambiar de política de medios"

 El Votán Galeano y la deshumanización de los Medios Masivos de Comunicación


José Luis Solís López (Galeano) fue asesinado en La Realidad por integrantes de la CIOAC histórica en mayo de 2014. El Subcomandante lo recuerda y explica el significado de su muerte: “La importancia de no dejar pasar un muerto, pues después son decenas de miles. No vamos a permitir que nadie sea asesinado impunemente”

"El manejo de los medios impone una lógica absurda, inhumana. Los de arriba dicen: mátenlo pero no lo muestren". Un ejemplo claro es lo que está haciendo el gobierno de Israel con los niños palestinos, en donde se mueren con paciencia, dijo. Asesinan a uno, dos, cinco niños palestinos y para los medios sigue sin ser noticia, tienen que ser cientos de asesinados para atraer su  atención.

Les cuenta a los asistentes mientras observan y escuchan atentos, que el Votán (Galeano) era quien recibió a la prensa de paga durante 20 años. Él se encargaba de transportarlos, alojarlos, incluso cargarles su equipaje y todos ignoraron y despreciaron su muerte y se encargaron de levantar a los paramilitares y presentarlos como héroes. Ese fue el motivo de la decisión tomada por el Subcomandante Insurgente Moisés de que no entrara nadie de los medios masivos al homenaje.

Antes de finalizar, el Subcomandante Galeano reconoce que en los medios autónomos algunos se van a desmayar, otros van a traicionar o a claudicar. También expresa que el EZLN reconoce el esfuerzo y sacrificio de los medios alternativos para llegar hasta el Caracol I. Es todo Ciudad Gótica, finalizó.

El subcomandante Insurgente Moisés participa luego de la retirada del Subcomandante Insurgente Galeano: Necesitamos la fuerza de uno a otro, enlazarnos. Cada quién luchemos pero unidos: ustedes ciudadanos, nosotros indígenas.

Fuente: http://www.regeneracionradio.org/index.php/autonomia/pueblos-indios/item/4331-la-crisis-de-los-medios-y-un-reto-utopico